Sirviendo al cuerpo de Cristo

Jesús dijo: "Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos." (Marcos 10:45).

Tomando esta enseñanza, hemos desarrollado varios ministerios de acuerdo a las necesidades y habilidades con las cuales contamos.

Dios desea que cada uno de nosotros desarrolle todo su potencial y sirva en el Cuerpo.