Pasos prácticos para crecer espiritualmente

Pasos prácticos para crecer espiritualmente

Posted by Frater, With 0 Comments, Category: Células, Temas,

"Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas,que da su fruto a su tiempo y su hoja no cae. Y todo lo que hace prosperará" (Salmo1:3).

¿Cuál es la parte más importante del árbol? ¿Las hojas con sus hermosos colores en el otoño? ¿Es el tronco que es grueso y fuerte? ¿Es la fruta que es tan deliciosa?

La parte más importante del árbol es la raíz. Es aquí donde se absorben la mayoría de los nutrientes y el agua que es necesaria para el crecimiento del árbol. Las raíces le dan al árbol estabilidad durante los vientos y las tormentas de la vida. ¿Sabía usted que lo mismo que hay del árbol en la superficie es lo mismo que hay debajo de la superficie? Cuando usted ve a un árbol que es fuerte y puede permanecer ante los vientos y tormentas de la vida, es porque tiene raíces sanas y fuertes.

Entonces muchas personas vienen aceptando a Jesús como Salvador, pero como nunca aprenden a “echar raíz”, nunca pueden madurar espiritualmente. Cuando usted desarrolla hábitos que le ayudan a crecer espiritiualmente, está echando raíz. No va a ver mucho en el “exterior” a medida en que usted aprende a orar, digerir la Palabra de Dios, establecer amistades cristianas fuertes, asistir a la iglesia y a diezmar de su ingreso. Pero lo que va a hacer es hechar raíces que con el tiempo, harán que su “tronco” y sus “hojas” crezcan y eventualmente usted va a producir “fruto”.

Necesitamos aprender cómo leer y meditar en la Palabra de Dios para que pueda “digerirla” y crecer espiritualmente. Es nuestra “comida y agua.” ¡Es lo que nos hace crecer! Bienaventurados son los que tiene hambre y sed de justicia (Mateo 5:6). Es muy importante que sepamos que la única cosa que alimentará a nuestro hombre espiritual, esa nueva criatura, es la Palabra de Dios.

Aquí hay algunos pasos prácticos que usted puede tomar para crecer en la Palabra.

  1. Consiga una Biblia.
  2. Dedique un tiempo diariamente (15-20 minutos) para leer.
  3. Esté a solas.
  4. Aclare su mente.
  5. Ore y pídale a Dios que se revele a sus pensamientos por medio de Su Palabra.
  6. Medite y pídale a Dios saber cómo aplicar Sus palabras. Tenga un diario. Escriba notas de cosas con las que Dios impresiona su corazón para que las pueda llevar en su bolsillo y medite en esto durante todo el día.
  7. Si usted no entiende, no se desanime. Pregúntele a un amigo.
  8. Empiece a leer los Evangelios, Salmos y Proverbios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *