Sigues o persigues

Sigues o persigues

Posted by Frater, With 0 Comments, Category: Recursos, Etiquetas: ,

Gén. 17:1 Dios le dice a Abraham: “anda delante de mí…” Eso necesariamente nos habla de que Dios está sobre nosotros como un padre sobre su hijo, cuidándolo y dándole su cobertura y protección. Habla de que hay una diferencia entre seguir y perseguir. Muchas personas se la pasan huyendo de algo pero no van a ningún lado con sus vidas. Simplemente huyen de algo pero no corren hacia algo.

Seguir es ir detrás de alguien, a través de un camino, con el propósito de ser guiados. Cuando Jesús desafía a sus discípulos no les dice: “persígueme”, si no más bien les dice: “sígueme”. Eso quiere decir, yo camino adelante y tú me caminas detrás, para que sepas por donde ir. Ese es el llamado del Señor a seguirlo, aprender de él, seguir su ejemplo, su carácter, sus hábitos, su estilo de vida. Por eso el dice en Mateo 7:24-25, que aquel que lleva a cabo sus enseñanzas (le sigue) será un hombre sabio y prudente.

Perseguir, en cambio, es correr para tratar de alcanzar a alguien que no quiere ser alcanzado. Por eso los ladrones huyen! Mucha gente persigue cosas en este mundo y agotan todas sus energías en ello, y no se dan cuenta que se les va la vida tratando de perseguir aquello que nos debería seguir.

Hoy las personas persiguen la felicidad, el bienestar económico, el placer y la buena salud. Y todo eso es legítimo desearlo. El problema es que esas cosas la biblia lo llama “añadiduras”. Mateo 6:33 dice que debemos buscar el Reino de Dios y su justicia…y lo demás nos seguirá!

Si yo me preocupo de seguir a Jesús, todas las cosas que yo anhelo me seguirán como consecuencia directa de ser fiel a Dios. Prov. 26:2 dice que la maldición nunca viene sin causa. Eso me dice que si las cosas no están saliendo bien en mi vida es porque hay una causa, un motivo. Y no es muy difícil detectar que el motivo directo de aquello es no estar siguiendo fielmente a Jesús.

La biblia dice que muchos seguían a Jesús. Pero no todos obedecían al llamado del Señor a vivir dentro de los principios del reino. Por esa razón el constantemente les decía que no solo bastaba con oír, sino con hacer la voluntad de Dios.

Si dedicas tu vida a perseguir las cosas de este mundo te encontrarás de pronto nervioso, agotado y deprimido. 1 Juan 2:17 dice que el mundo pasa y sus deseos…una vez que obtenemos algo luego queremos más.

Por eso debemos aprender que nuestra prioridad debe ser seguir a Jesús. Salmo 23.6 dice: ciertamente el bien y la misericordia me seguirán. Si quieres que te vaya bien y que Dios tenga misericordia, debemos dejarnos guiar por el Señor, como nuestro buen pastor.

Dejemos de perseguir el éxito, el dinero fácil, la comodidad y el amor barato y comencemos a seguir a Cristo, el autor y consumador de nuestra fe. Debemos aprender de él y dejarnos guiar para que la añadidura venga sobre nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *